es en Paraguay!

A great WordPress.com site

Archivar en la categoría “Turismo de aventura”

El Pantanal (Estación Biológica Los Tres Gigantes)

Después de un silencio DEMASIADO largo, mi blog merecía un gran regreso a la actividad.

Y qué mejor que éste…

DSC_0019

EL PANTANAL PARAGUAYO

Si durante la preparación de este viaje estaba totalmente ansiosa de poder volver a viajar por mi país y reactivar mi blog, imaginando las mil cosas que podría escribir sobre este lugar que tanto prometía, recién llegada de vuelta me encuentro sin palabras. Porque eso hizo el Pantanal: me dejó sin palabras.

DSC_0009

Punto en el que se encuentran las aguas de los ríos Negro y Paraguay. Frontera entre Paraguay, Bolivia y Brasil

Simplemente descubrí que el Paraíso existe, y está en Paraguay

Atardecer en Los Tres Gigantes, Pantanal Paraguayo.

Atardecer en Los Tres Gigantes, Pantanal Paraguayo.

De todos los lugares que he recorrido en Paraguay, de norte a sur, de lado a lado, de cabo a rabo; este es el lugar más increíble de todos. Sé que mi país es hermoso y lo amo. Pero este lugar definitivamente superó todas mis expectativas.

Entre lo bello que es y lo salvaje que se mantiene… no se cuál de éstas dos apreciaciones es la que me asombra más.

Podría atiborrar este post de fotos bajo el pretexto de que “una imagen vale más que mil palabras” pero ni siquiera pude sacar tantas fotos porque el lugar es tan hipnotizante, tan seductor, que estaba completamente absorta en disfrutarlo. Al punto de olvidar totalmente buscar mi cámara para captar momentos. Los pocos momentos que fueron captados a cámara, de todas maneras no hacen justicia a lo que tiene para ofrecer ese lugar para el valiente que logre completar la travesía porque eso sí: es para l@s más aventurer@s!

Pantanal desde el vuelo

Pantanal desde el vuelo

Pero dejando un poco el idilio de lado, y yendo a lo práctico, vayamos a los hechos:

Por qué visitar el Pantanal?

Juicios mío aparte sobre la belleza indescriptible del lugar, el Pantanal es un ecosistema único. Es el humedal más grande del mundo (si, del mundo!) y es el lugar en Paraguay en donde he encontrado (hasta ahora) a la naturaleza en su estado más salvaje. Uno realmente se siente en el reino de la naturaleza, donde los animales y la vegetación son los dueños de casa y uno es un simple invitado que se siente honrado de poder formar parte de eso por unos días.

Además, lo inhóspito y difícil de llegar a este lugar hace del Pantanal un desafío digno de l@s más aventurer@s!

A dónde ir en el Pantanal?

En mi experiencia, recomiendo visitar la Estación Biológica Los Tres Gigantes, de la ONG Guyrá Paraguay. El lugar da la posibilidad de contacto con la naturaleza a través de paseos por senderos, miradores, paseos por el río en canoas a remo, o el simple hecho de estar ahí y esperar que los animales (incluso los más inesperados) se acerquen a uno.

Yacaré en el Río Negro

Yacaré en el Río Negro

En la Estación Tres Gigantes se puede acampar (50.000 Gs/pax/noche. El viajero lleva su carpa) o hacer uso de las habitaciones (100.000 Gs/pax/noche). La Estación cuenta con cocina, pero al momento de nuestra visita no contaba con la opción del paquete de  alimentación. Esto significa que el viajero debe llevar sus provistas para preparar allá sus comidas. A este respecto, recomiendo llevar de Asunción solamente los perecederos, ya que en Bahía Negra hay posibilidad de comprar los productos no perecederos (arroz, fideos, pan, etc). Creánme, esto les va ahorrar mucho mal rato a la hora de emprender el viaje Asunción – Bahía negra. Ya más adelante explico el por qué 🙂

Los guardaparques son personas sumamente amables y buena onda!

El contacto para llegar a los Tres Gigantes se hace a través de Guyra Paraguay (021229097). Mi recomendación es pedir en Guyra Paraguay la opción de contactar directamente con el guardaparque, quien fué la persona de mayor ayuda para nuestro viaje (fuimos en un grupo de 5 chicas) y además es el que mejor maneja las informaciones de vital importancia que uno necesita saber para ir al Pantanal y llegar a Tres gigantes.

Cómo llegar al Pantanal?

Si bien la página de descripción sobre el tema en la web de Guyrá parece estar bastante completa respecto a esto, acá dejo algunos tips extra para no llevarse (tantas) sorpresas inesperadas:

Para llegar de Asunción a Bahía Negra:

  • La opción más recomendada es el vuelo de la SETAM (contacto en Asunción: Sra. Sonia 0983454486; contacto en Bahía Negra: Sra. Nilsa 0982306234). Sale Martes y Viernes. El vuelo cuesta 290.000 de ida y 290.00 de vuelta. No existe la opción de comprar ya en Asunción un ticket de ida y vuelta: el vuelo de vuelta se reserva una vez estando en Bahía Negra. Y dejo el contacto de la persona de Bahía Negra porque en nuestro caso, llegadas allá, nos encontramos con cierta dificultad para encontrar vuelos de regreso! Recomiendo contactar con la Sra. Nilsa ANTES DE IR a Bahía Negra, para confirmar disponibilidad y reservar el vuelo de vuelta en el caso de tener ya una fecha en la que se quiere volver. El vuelo hace escalas en Concepción, Vallemí y Fuerte Olimpo.

El vuelo de ida (Asunción – Bahía Negra) permite 10 kilos de equipaje por viajer@. Son muy estrictos con esto (tuvimos que dejar varias cosas para poder embarcar, incluso comida!). Es por esto que recalco especialmente respecto a las provisiones: comprar solo lo perecedero y suplirse del resto en Bahía Negra.

Avión Casa 212 del SETAM (Fuerza Aérea Paraguaya)

Avión Casa 212 del SETAM (Fuerza Aérea Paraguaya)

  • En cuanto al bus, el viaje está siempre muy condicionado a las condiciones climáticas. Son 18 horas de viaje desde Bahía Negra hasta Asunción.
  • El barco Aquidabán: conecta en realidad Bahía Negra con Concepción. El pasaje cuesta 100.000 Gs./pax. Se puede alquilar un camarote para 4 personas que cuesta 120.000 Gs (a ser dividido entre las personas que lo ocupen). Tarda 4 días en llegar desde Concepción a Bahia Negra, y 2 días para el regreso (Bahía Negra – Concepción). Es un barco mercante que recorre todas las pequeñas ciudades a orillas del río llevando provistas y mercadería. Nada de lujos. Se puede prescindir del camarote y dormir en la cubierta, en hamacas, gratis. Las comidas a bordo cuestan 10.000 Gs. Contacto: 0981355850 (Umberto)

Barco Aquidabán

Barco Aquidabán

Para llegar de Bahia Negra a Los Tres Gigantes:

  • La lancha mencionada en la web de Guyrá, que transporta los viajeros de Bahía Negra a Tres Gigantes, en realidad tiene capacidad para solamente 3 viajeros porque hay que descontar al conductor de la lancha, además de tener en cuenta que uno lleva mucho bulto ya que tiene que llevar provista, carpa, etc… También se debe consultar sobre la disponibilidad de la lancha. En nuestro caso, gracias a la ayuda del guardaparque supimos que teníamos la opción de alquilar la lancha de la Armada de Bahía Negra, opción que si bien es un poco más cara, permite llevar mucha mas gente (éramos 5 viajeras, más nuestros bultos) lo cual permite hacer un solo viaje si es un grupo grande (hasta 7 personas con bultos). El costo de la lancha de la armada era 850.000 Gs de ida y otros 850.000 Gs de vuelta (montos a ser divididos entre la cantidad de personas que viajaban en la lancha). No sé si la lancha de la armada es una opción siempre, pero en nuestro caso la lancha de Tres Gigantes no estaba disponible así que era nuestra única alternativa (y muy buena!)

Una vez en el Pantanal, es relajarse, disfrutar y dejarse llevar y conquistar por ese Paraíso que tenemos en nuestro propio país y les invito a disfrutar…

Vista desde el Río Negro de la Estación Biológica Los Tres Gigantes

Vista desde el Río Negro de la Estación Biológica Los Tres Gigantes


Garza posando en Karanda´y

Garza posando en Karanda´y


Muelle y canoas en Los Tres Gigantes

Muelle y canoas en Los Tres Gigantes

Buen viaje! 🙂

Anuncios

Chakurrái

Para los que les gusta viajar y los deportes extremos, esta es una excelente oportunidad de matar ambos vicios!

Chakurrái es una propiedad privada a 10 km de la ciudad de Pedro Juan Caballero. Esto puede convertir a este paseo en atractivo también para los amantes de las ciudades y las compras, porque el Shopping China tiene muchísimo que ofrecer si te gusta esa onda. Pero este no es un blog de shoppings 🙂

Así que concentrémonos en lo que es viaje y aventura, volvamos a Chakurrái.

camino Asunción - Chakurái

camino Asunción – Chakurrái

Llegar no es un problema: el camino de Asunción a Pedro Juan Caballero es totalmente asfaltado en sus 430 km de extensión. El desvío a Chakurrái hay que hacerlo unos 3 km antes de llegar a Pedro Juan mismo (tiene cartel! atender a la mano derecha antes de entrar en la ciudad de Pedro Juan). Desde la ruta de asfalto hasta Chakurrái son 6 km de camino de tierra en buen estado (aunque ningún camino de tierra se salva de sus “bachecitos”). Se puede hacer con vehículo bajo este tramo? Si. Porque son sólo 5 km, porque si te vas despacio no hay falla geológica que no puedas desviar, y porque los dueños de Chakurrái (que viven ahí en el establecimiento) tienen un autito bajo en el que se van cada día a la ciudad de Pedro Juan para surtirse de provistas.

La reserva para la visita y quedarse a pernoctar se hace previamente vía contacto telefónico con algún miembro de la familia propietaria y, siguiendo sus instrucciones, pago previo de una seña. Tienen opciones de acampar o de hospedarse en habitaciones que me recuerdan a hosteles: habitaciones pequeñas pero bonitas atiborradas de camas de dos pisos (en la habitación que nos tocó había 7 camas literas, es decir, capacidad de pernocte para 14 personas). A cada habitación le corresponde un baño. El complejo es muy nuevo (se inauguró en noviembre del 2012) y eso hace que todavía falten algunas cosas como habitaciones (se podía ver que se estaban construyendo algunas todavía) o experiencia de administración (por ejemplo, habíamos pedido que nuestro grupo –numeroso – se divida en dos habitaciones por cuestiones de comodidad pero al parecer nadie tuvo en cuenta ese pedido ya que tenían preparada solo una habitación para nosotros. Pero no somos luego culí…obviamente).

No sé si tuvimos suerte o simplemente no promocionan mucho esto, pero nos ofrecieron un paquete en el que cada persona pagó 350.000 Gs que incluía todos los paseos que tienen, más una noche de pernocte en habitación, más todas las comidas (desayuno, almuerzo y cena).  Las opciones “desmembradas” son: hacer cada paseo/sendero independientemente (costo también independiente), llevar la comida y cocinar allá (tienen espacios destinados para eso, pero preferimos evitar la fatiga) y acampar (cuyo costo es casi igual que dormir en habitaciones. La diferencia es de 10.000 Gs –más– para pernoctar en una habitación, pero ya te ahorras el bulto de la carpa, la bolsa de dormir, el ensamblaje de todos los mencionados elementos…)  No me puedo quejar para nada del combo escogido para nuestra aventura, pero sí advierto que las porciones de comida ahí proveídas no son muy abundantes y siempre es bueno llevar algún paquete de algún bocadillo complementario.

Si no tenés auto, llegar de Asunción a Pedro Juan en bus es un viaje de lujo y glamour en cuanto a buses lindos. Solo que ese desvío de 5 km desde la ruta hasta el complejo, sería interesante averiguar con los dueños como salvarlo con tus bolsos a cuestas…

Bueno, ahora a lo que fuimos! 🙂

Previo al recorrido, los muy capacitados guías dan instrucciones generales y proveen de equipos de seguridad a los aventureros (que ellos mismos se encargan de ajustarte correcta y debidamente).

El recorrido comienza con “Canopy”, que es un paseo por las copas de los árboles a través de puentes colgantes interconectados que representan distintas dificultades según sus diseños y alturas a las que están colgados. El famoso “no mires hacia abajo” queda totalmente descartado: el atractivo está en justamente mirar hacia abajo y ver todo lo que está pasando a “vista de mono”. Incluso algunos puentes pasan por unos hermosos saltos de agua que te dan ganas de tirarte a refrescarte debajo del chorro (cosa que sería imposible ya que los arneses de seguridad impiden cualquier desliz).

Canopy sobre salto de agua

Canopy sobre salto de agua

Una vez superada la primera prueba de los puentes colgantes, sigue la tirolesa de unos 150 metros de largo. No he subido a tantas tirolesas en mi vida, pero esa era larga en serio. Y alta. Y cuando me tocó el turno de engancharme, ensillarme y prepararme para saltar para cruzar volando a no-se-cuantos metros del suelo (calculo que más de 25 porque pasaba lejos por encima de las copas de los árboles más altos), me asaltaron unas ganas de ir al baño tremendas! Pero por supuesto a pesar de mis insistencias al guía, no era el momento así que respiré profundo, apreté la panza, cara de póker y….el grito pelado más largo que haya pegado en la vida. ¿Volvería a tirarme? Sin pensar 2 veces!

Tirolesa

Tirolesa

Recuperados los ánimos post-tirolesa, el recorrido (que exige físicamente desde el primer paso hasta el último grito) termina en un rappel de 30 metros de altura al costado de un salto cristalino y refrescante que una vez más parece que te llama a tirarte de cabeza. Rappel sí que he hecho varias veces antes, y tengo que decir que éste era más bien un descenso porque la bajada natural de piedra no era como un muro donde podés ir apoyando las patas a medida que vas bajando. Acá te bajas con la fuerza de tus brazos y sin descansar en tus piernas cada tanto (los que ya hicieron rappel van a saber a qué me refiero).

Rappel

Rappel (ver cuerda a la derecha del salto de agua)

No cuento más que eso a grandes rasgos ya que creo que el resto queda a cargo de cada uno ir a conocer. Por ejemplo, la buena onda de los guías que se van haciendo chistes todo el camino, la experiencia que se nota que tienen y lo increíble de sus infraestructuras instaladas por el equipo de AventuraXtrema, que tiene ya sus años de experiencia en este tipo de actividades en el país.

El recorrido se termina en una mañana (aunque seguro esto también depende del tamaño del grupo que esté participando) y por la tarde pudimos rejuvenecer 10 años en las aguas heladas, en serio heladas, de los arroyitos y saltos que cruzan la propiedad.

Incluso el camino en ruta (de ida como de vuelta) es un deleite visual por el paisaje que tiene para ofrecer esa zona tan linda de nuestro país, salpicada de cerros de formas curiosas, árboles gigantescos llenos de flores de formas y colores tan atrayentes, ríos históricos (como el Jejuí en el depto. de San Pedro, o el Aquidabán en el depto. de Concepción) y poblaciones pintorescas (como la colonia menonita Río Verde, también en el depto. de San Pedro, cuyos habitantes siguen rigiéndose por estrictas reglas de vestimentas y costumbres).

Cerro Membý

Cerro Membý (Ruta 5)

Te estira ya, verdad?

Buen viaje!

Navegador de artículos