es en Paraguay!

A great WordPress.com site

Archivo para la etiqueta “bosque”

Hotel Tirol del Paraguay

Entonces…..

Después de un larguísimo silencio y la conclusión de que el verano es EL momento para viajar por Paraguay, arranquemos la temporada oficial de viajes por nuestra tierra con…

El Hotel Tirol. Capitán Miranda. Departamento de Itapúa.

Image

Asunción – Hotel Tirol

Lindo paseo. Fácil de llegar. Se puede ver muchas cosas trilladas por el camino como Encarnación, las Ruinas, etc…

Por qué escribo sobre algo que está pegado a las ruinas jesuíticas, si las ruinas son destino turístico trillado? Porque escribiré sobre el HOTEL TIROL, no sobre las ruinas…

Por qué escribo sobre un hotel, si esto es un blog de viajes? Porque es un hermoso lugar donde dejarse estar, relajar y pasar un tiempo. No es sólo un hotel, sino que me parece un atractivo donde vale la pena pasar unos días.

Además, es MI blog y escribo lo que quiero 😛

BUENO, ahora al Hotel Tirol: realmente puse en duda escribir sobre un establecimiento de hospedaje siendo que en realidad escribo sobre destinos turísticos poco conocidos. Pero creo que al final, es justamente en esa categoría en la que cae el Hotel Tirol.

Primero, no es “un hotel” nomás. Al llegar y dar el primer vistazo, lo primer que uno nota es que la infraestructura es de la gran p….. No es algo moderno, al contrario, se le notan los años que ya tiene encima (por los cuadros y condecoraciones que encontré en sus salones, deduzco que es de antes de la década del `70). Pero a pesar de estos años se conserva relativamente bastante bien y en una escala de delicadeza del 0 al 10, creo que puede ser visitado y apreciado por personas situadas entre el 0 y el 6 o 7.

Su tremenda infraestructura habla. Dice muchas cosas. Dice que, en su momento, posiblemente haya sido el hotel mas grande del Paraguay. También dice que no era solo un hotel, sino también un centro de eventos, convenciones, etc.

Me dice el estilo arquitectónico, que era lo más fashom del momento en que se construyó, y realmente no entendí bien si con su estilo hace alusión a las ruinas jesuitas (que están ahí a la vuelta) o a alguna edificación campestre europea semi-medieval. En todo caso, me dice las dos cosas.

Image

Habitaciones en el borde del bosque

Como se puede ver, le rodea una abundante naturaleza. La propiedad cuenta con una generosa masa de bosque que en realidad parece que se pelea con las habitaciones del hotel por ocupar el espacio disponible. La frescura y los sonidos que el bosque regala al visitante no están incluidos en el precio, y menos mal, porque una cosa así es IMPAGABLE. Unos caminitos de piedras te invitan a recorrer el bosque, y a medida que avanzás, te vas dando cuenta que te vas alejando del sonido de las voces de la gente, hasta que no podés escuchar nada más que el bosque. Podés llegar a sentir que te perdiste, justo antes de que el sendero te devuelva a algún pasillo del hotel.

Torre

Torre

Y las piscinas! Que sería de un establecimiento en Paraguay sin piscinas! Y no hablo de piscinas de un metro cuadrado como las que encontramos hoy por todos lados, sino de 4 SEÑORAS piscinas en diferentes niveles de recorrido de la pendiente en la que está el hotel. Una de ellas, con un trampolín de 3 metros de alto donde vi grandes machos dudar de dar o no el salto:

Piscina con trampolín de 3 metros

Piscina con trampolín de 3 metros

Las imágenes hablan solas sobre el agua de las piscinas, y sobre el paisaje que se puede apreciar desde el mirador (explanada junto a las piscinas ubicadas en el punto mas alto del terreno):

Piscinas - Mirador

Piscinas – Mirador

Bueno hasta ahora todo muy lindo. Ahora, las cosas que tenés que saber sobre el lado menos maravilloso de este hotel, solo para estar advertid@:

  • Las habitaciones no son de lujo, ni nuevas, ni modernas. Como el material que se usó para construir todo el principalmente piedra, las habitaciones pueden ser frías y contener mucha humedad, especialmente si pasaron mucho tiempo cerradas. Esto se soluciona abriendo una de las enormes ventanas y dejando que el aire fresco invada.
  • De nuevo en las habitaciones, las camas vieron tiempos mejores. Si tu nivel de delicadeza es alto, mejor llevar tus propias sabanas, toallas e inclusive almohadas. Nada es sucio ni feo, solo viejito. Tip extra: llevar shampú, enjuague, crema dental…esos pequeños menesteres que uno a veces espera encontrar pero pueden brillar por su ausencia.
  • La comida no es su mejor atributo. El desayuno está incluido y se puede hacer opcionalmente almuerzo y cena, pero ninguno de ellos son ni abundantes, ni especialmente sabrosos, y si sos vegetarian@ podes olvidarte de pedir algo del menú: creo que hasta las gaseosas tienen carne ahí. Lo bueno es que la ubicación estratégica del hotel permite ir en dos patadas a ciudades cercanas como Obligado, Bella Vista (capital de la yerba mate donde se puede visitar las plantas de producción de yerba de Selecta o Pajarito), Hohenau…con mejores opciones gastronómicas.

En fin, son pequeños detalles que no deben permitir que se disfrute menos de este gigante que aparentemente sigue aletargado en una siesta que está durando un par de décadas, pero de la cual espero que pronto logre despertar.

Buen viaje!

Chakurrái

Para los que les gusta viajar y los deportes extremos, esta es una excelente oportunidad de matar ambos vicios!

Chakurrái es una propiedad privada a 10 km de la ciudad de Pedro Juan Caballero. Esto puede convertir a este paseo en atractivo también para los amantes de las ciudades y las compras, porque el Shopping China tiene muchísimo que ofrecer si te gusta esa onda. Pero este no es un blog de shoppings 🙂

Así que concentrémonos en lo que es viaje y aventura, volvamos a Chakurrái.

camino Asunción - Chakurái

camino Asunción – Chakurrái

Llegar no es un problema: el camino de Asunción a Pedro Juan Caballero es totalmente asfaltado en sus 430 km de extensión. El desvío a Chakurrái hay que hacerlo unos 3 km antes de llegar a Pedro Juan mismo (tiene cartel! atender a la mano derecha antes de entrar en la ciudad de Pedro Juan). Desde la ruta de asfalto hasta Chakurrái son 6 km de camino de tierra en buen estado (aunque ningún camino de tierra se salva de sus “bachecitos”). Se puede hacer con vehículo bajo este tramo? Si. Porque son sólo 5 km, porque si te vas despacio no hay falla geológica que no puedas desviar, y porque los dueños de Chakurrái (que viven ahí en el establecimiento) tienen un autito bajo en el que se van cada día a la ciudad de Pedro Juan para surtirse de provistas.

La reserva para la visita y quedarse a pernoctar se hace previamente vía contacto telefónico con algún miembro de la familia propietaria y, siguiendo sus instrucciones, pago previo de una seña. Tienen opciones de acampar o de hospedarse en habitaciones que me recuerdan a hosteles: habitaciones pequeñas pero bonitas atiborradas de camas de dos pisos (en la habitación que nos tocó había 7 camas literas, es decir, capacidad de pernocte para 14 personas). A cada habitación le corresponde un baño. El complejo es muy nuevo (se inauguró en noviembre del 2012) y eso hace que todavía falten algunas cosas como habitaciones (se podía ver que se estaban construyendo algunas todavía) o experiencia de administración (por ejemplo, habíamos pedido que nuestro grupo –numeroso – se divida en dos habitaciones por cuestiones de comodidad pero al parecer nadie tuvo en cuenta ese pedido ya que tenían preparada solo una habitación para nosotros. Pero no somos luego culí…obviamente).

No sé si tuvimos suerte o simplemente no promocionan mucho esto, pero nos ofrecieron un paquete en el que cada persona pagó 350.000 Gs que incluía todos los paseos que tienen, más una noche de pernocte en habitación, más todas las comidas (desayuno, almuerzo y cena).  Las opciones “desmembradas” son: hacer cada paseo/sendero independientemente (costo también independiente), llevar la comida y cocinar allá (tienen espacios destinados para eso, pero preferimos evitar la fatiga) y acampar (cuyo costo es casi igual que dormir en habitaciones. La diferencia es de 10.000 Gs –más– para pernoctar en una habitación, pero ya te ahorras el bulto de la carpa, la bolsa de dormir, el ensamblaje de todos los mencionados elementos…)  No me puedo quejar para nada del combo escogido para nuestra aventura, pero sí advierto que las porciones de comida ahí proveídas no son muy abundantes y siempre es bueno llevar algún paquete de algún bocadillo complementario.

Si no tenés auto, llegar de Asunción a Pedro Juan en bus es un viaje de lujo y glamour en cuanto a buses lindos. Solo que ese desvío de 5 km desde la ruta hasta el complejo, sería interesante averiguar con los dueños como salvarlo con tus bolsos a cuestas…

Bueno, ahora a lo que fuimos! 🙂

Previo al recorrido, los muy capacitados guías dan instrucciones generales y proveen de equipos de seguridad a los aventureros (que ellos mismos se encargan de ajustarte correcta y debidamente).

El recorrido comienza con “Canopy”, que es un paseo por las copas de los árboles a través de puentes colgantes interconectados que representan distintas dificultades según sus diseños y alturas a las que están colgados. El famoso “no mires hacia abajo” queda totalmente descartado: el atractivo está en justamente mirar hacia abajo y ver todo lo que está pasando a “vista de mono”. Incluso algunos puentes pasan por unos hermosos saltos de agua que te dan ganas de tirarte a refrescarte debajo del chorro (cosa que sería imposible ya que los arneses de seguridad impiden cualquier desliz).

Canopy sobre salto de agua

Canopy sobre salto de agua

Una vez superada la primera prueba de los puentes colgantes, sigue la tirolesa de unos 150 metros de largo. No he subido a tantas tirolesas en mi vida, pero esa era larga en serio. Y alta. Y cuando me tocó el turno de engancharme, ensillarme y prepararme para saltar para cruzar volando a no-se-cuantos metros del suelo (calculo que más de 25 porque pasaba lejos por encima de las copas de los árboles más altos), me asaltaron unas ganas de ir al baño tremendas! Pero por supuesto a pesar de mis insistencias al guía, no era el momento así que respiré profundo, apreté la panza, cara de póker y….el grito pelado más largo que haya pegado en la vida. ¿Volvería a tirarme? Sin pensar 2 veces!

Tirolesa

Tirolesa

Recuperados los ánimos post-tirolesa, el recorrido (que exige físicamente desde el primer paso hasta el último grito) termina en un rappel de 30 metros de altura al costado de un salto cristalino y refrescante que una vez más parece que te llama a tirarte de cabeza. Rappel sí que he hecho varias veces antes, y tengo que decir que éste era más bien un descenso porque la bajada natural de piedra no era como un muro donde podés ir apoyando las patas a medida que vas bajando. Acá te bajas con la fuerza de tus brazos y sin descansar en tus piernas cada tanto (los que ya hicieron rappel van a saber a qué me refiero).

Rappel

Rappel (ver cuerda a la derecha del salto de agua)

No cuento más que eso a grandes rasgos ya que creo que el resto queda a cargo de cada uno ir a conocer. Por ejemplo, la buena onda de los guías que se van haciendo chistes todo el camino, la experiencia que se nota que tienen y lo increíble de sus infraestructuras instaladas por el equipo de AventuraXtrema, que tiene ya sus años de experiencia en este tipo de actividades en el país.

El recorrido se termina en una mañana (aunque seguro esto también depende del tamaño del grupo que esté participando) y por la tarde pudimos rejuvenecer 10 años en las aguas heladas, en serio heladas, de los arroyitos y saltos que cruzan la propiedad.

Incluso el camino en ruta (de ida como de vuelta) es un deleite visual por el paisaje que tiene para ofrecer esa zona tan linda de nuestro país, salpicada de cerros de formas curiosas, árboles gigantescos llenos de flores de formas y colores tan atrayentes, ríos históricos (como el Jejuí en el depto. de San Pedro, o el Aquidabán en el depto. de Concepción) y poblaciones pintorescas (como la colonia menonita Río Verde, también en el depto. de San Pedro, cuyos habitantes siguen rigiéndose por estrictas reglas de vestimentas y costumbres).

Cerro Membý

Cerro Membý (Ruta 5)

Te estira ya, verdad?

Buen viaje!

Reserva Mbaracayú

A diferencia de los Parques Nacionales Cerro Corá Ybycu´i, Mbaracayú es una reserva privada y pertenece a la Fundación Moisés Bertoni.

 El bosque de Mbaracayú es el mas espectacular que recuerdo haber visto. Está especial para pararse entre esos enormes árboles, la vegetación espesísima y tratar de imaginar como habrá sido el famoso Bosque Atlántico del Alto Paraná que cubría gran parte de nuestro país antes de la deforestación, la agricultura, la ganadería, la invasión, la marigooana…

Por ser un bosque tan bien conservado, se realizan miles de estudios y se recogen datos sobre cantidad de plantas y animales, varios de ellos en peligro. Porque acá los animales andan como Juan por su casa en esta amplia extensión de bosque (posiblemente la única de esta dimensión que queda en este estado óptimo aquí en Paraguay). Las chances de encontrarte con un animal salvaje al recorrer Mbaracayú son muy grandes. Y podés encontrarte tanto con un ratoncito de campo como con un intimidante y feroz yaguareté. Son cosas que pasan… 🙂

Huella de Aguará guasú (zorro)

Otros que se pasean como Juan por su casa por este bosque son los indígenas Aché, si bien algunos se asentaron en los alrededores de la entrada de la reserva de forma mas civilizada a nuestro criterio, existen grupos que todavía viven en estado silvícola como si nada.

En cuanto a turistear en Mbaracayú, acá hay información excelentemente redactada y descrita.  Hay que contactar con la Fundación Bertoni antes de ir para anunciarse debidamente. Puedo decir que a las cabañas para hospedaje no les falta nada. Se maneja tipo “hostel“: las habitaciones (con su baño incluido) están aisladas pero dan a un área común tipo sala/comedor donde hay heladera, cafetera, canilla…todo lo necesario para hacer algo gourmet de tus provistas: vaca´i con galleta cuartel 🙂

Algo muy interesante y que a mi parecer suma puntos es que también tienen un colegio para mujeres rurales (campesinas y mujeres indígenas) donde se les da una formación de técnicas ambientales, a la que de otra manera a lo mejor no hubiesen podido acceder. El colegio es bastante completo y tiene varias áreas de entrenamiento práctico que también se puede visitar (tambo, chacra, cría de diversos animales de corral, etc.)

Muy recomendados los arroyitos y monumentales saltos para refrescarse en verano…

De las actividades para turistas recomiendo mucho el paseo en bicicleta y el canotaje en el río Jejuí-mi.

Cómo llegar: bueno, la reserva está ubicada en una zona medio conflictiva. Es indispensable tener vehículo porque a partir de Villa Ygatimí (la última ciudad antes de entrar a la reserva) no hay más asfalto. Y francamente, el camino de entrada al casco de la reserva misma no es un camino de ensueño, y creo que parece más largo de lo que en realidad es, más todavía si el auto es tuyo y te vas pensando en el service que le vas a tener que aplicar a la vuelta…

En esta ocasión no voy a poner mapa de cómo llegar porque el Google-maps está demasiado desactualizado (le faltan rutas) de modo que recomiendo que al pedir información en la Fundación Bertoni, pedir también un croquis o explicaciones MUY precisas de como llegar.

Vale totalmente la pena el viaje…si conseguís llegar.

Buen viaje! 🙂

Parque Nacional Ybycu´i

Este parque guarda importancia histórica ya que aquí se encuentran los restos de lo que alguna vez fue la fundición de hierro “La Rosada” en la cual se forjaron armas y municiones durante la Guerra de la Triple Alianza…la cual perdimos. Pero el valor histórico y el patrimonio cultural que representa este lugar con las ruinas de lo que alguna vez fue la fundición de hierro más importante del país (por buenas razones!) hacen que valga la pena dar una visita por las infraestructuras (entre las cuales inclusive están los restos de lo que fue una represa para aprovechar la fuerza del agua del arroyo Minas en el trabajo de herrería). En el lugar de las ruinas también hay un museo histórico que puede explicar mucho mejor que yo todo lo que aconteció en su momento.

Represa en La Rosada

Además de la parte histórica, el salto Minas le da al parque el toque de aventura y veraneo que hace que valga la pena llegar hasta allá. El agua es helada y la bajada hasta la pileta natural que se forma bajo el chorro es un desafío al estado físico. Para los estado´i: no hay problema, los senderos que recorren el bosque son también interesantes y entretenidos.

Salto en el arroyo Minas

Hospedaje? se puede acampar en un área especialmente delimitada para eso, donde inclusive existen infraestructuras como baño (no recomendado. Con el debido respeto de todos los culís, prefiero mil veces orinar en el campo que en un lugar donde medio Paraguay ya apoyó el trasero antes); duchas (solo agua fría, y todo de uso compartido y público); y un tinglado de chapa de zinc munido de algunos fluorescentes para la iluminación nocturna (que me salvó en mi estadía, ya que fui un fin de semana de invierno crudo que se lució por esa llovizna helada y finita tan antipática). En realidad el área de acampaje se ve más bien como un balneario para las personas que van a pasar el día en el salto Minas, pero donde el que quiera quedarse a acampar puede sentirse libre de hacerlo.

El guardaparques que me tocó fue bastante antipático. No ayudaba en nada al hacerle consultas, se comportó bastante argel y además cortó la corriente eléctrica durante la noche… No le culpo, imagino que debe ir mucha gente a ese lugar para armar kilombo, emborracharse y causar destrozos, como suele pasar con todo lugar lindo que estire a la muchachada para aplacar el calor. A lo mejor ofrecer al guardaparques parte de la provista en símbolo de hospitalidad ayude a ganar algo de confianza. Suele funcionar al menos.

Cómo llegar: el parque está a mas o menos 114 km de Asunción, pasando un poco la ciudad de Ybycu´i y por el “desvío al Parque”. De la ruta asfáltica a la entrada del Parque mismo, el camino es de tierra (también todos los caminos internos dentro del Parque son de tierra. Recomiendo ir en vehículo ya que trasladarse de la entrada del Parque al Salto Minas o a la fundición de La Rosada no es algo que se hace “en dos patadas”).

camino al Parque Nacional Ybycu´i

Tipp extra: Recomiendo tomarse el fin de semana para disfrutar, acampar, visitar La Rosada y recorrer la zona… por cierto, la ciudad de Ybycu`i también tiene su toque encantador: es la cuna del General Bernardino Caballero y del Partido Colorado   O_o

Navegador de artículos