es en Paraguay!

A great WordPress.com site

Archivo para la etiqueta “cultura”

Hotel Tirol del Paraguay

Entonces…..

Después de un larguísimo silencio y la conclusión de que el verano es EL momento para viajar por Paraguay, arranquemos la temporada oficial de viajes por nuestra tierra con…

El Hotel Tirol. Capitán Miranda. Departamento de Itapúa.

Image

Asunción – Hotel Tirol

Lindo paseo. Fácil de llegar. Se puede ver muchas cosas trilladas por el camino como Encarnación, las Ruinas, etc…

Por qué escribo sobre algo que está pegado a las ruinas jesuíticas, si las ruinas son destino turístico trillado? Porque escribiré sobre el HOTEL TIROL, no sobre las ruinas…

Por qué escribo sobre un hotel, si esto es un blog de viajes? Porque es un hermoso lugar donde dejarse estar, relajar y pasar un tiempo. No es sólo un hotel, sino que me parece un atractivo donde vale la pena pasar unos días.

Además, es MI blog y escribo lo que quiero 😛

BUENO, ahora al Hotel Tirol: realmente puse en duda escribir sobre un establecimiento de hospedaje siendo que en realidad escribo sobre destinos turísticos poco conocidos. Pero creo que al final, es justamente en esa categoría en la que cae el Hotel Tirol.

Primero, no es “un hotel” nomás. Al llegar y dar el primer vistazo, lo primer que uno nota es que la infraestructura es de la gran p….. No es algo moderno, al contrario, se le notan los años que ya tiene encima (por los cuadros y condecoraciones que encontré en sus salones, deduzco que es de antes de la década del `70). Pero a pesar de estos años se conserva relativamente bastante bien y en una escala de delicadeza del 0 al 10, creo que puede ser visitado y apreciado por personas situadas entre el 0 y el 6 o 7.

Su tremenda infraestructura habla. Dice muchas cosas. Dice que, en su momento, posiblemente haya sido el hotel mas grande del Paraguay. También dice que no era solo un hotel, sino también un centro de eventos, convenciones, etc.

Me dice el estilo arquitectónico, que era lo más fashom del momento en que se construyó, y realmente no entendí bien si con su estilo hace alusión a las ruinas jesuitas (que están ahí a la vuelta) o a alguna edificación campestre europea semi-medieval. En todo caso, me dice las dos cosas.

Image

Habitaciones en el borde del bosque

Como se puede ver, le rodea una abundante naturaleza. La propiedad cuenta con una generosa masa de bosque que en realidad parece que se pelea con las habitaciones del hotel por ocupar el espacio disponible. La frescura y los sonidos que el bosque regala al visitante no están incluidos en el precio, y menos mal, porque una cosa así es IMPAGABLE. Unos caminitos de piedras te invitan a recorrer el bosque, y a medida que avanzás, te vas dando cuenta que te vas alejando del sonido de las voces de la gente, hasta que no podés escuchar nada más que el bosque. Podés llegar a sentir que te perdiste, justo antes de que el sendero te devuelva a algún pasillo del hotel.

Torre

Torre

Y las piscinas! Que sería de un establecimiento en Paraguay sin piscinas! Y no hablo de piscinas de un metro cuadrado como las que encontramos hoy por todos lados, sino de 4 SEÑORAS piscinas en diferentes niveles de recorrido de la pendiente en la que está el hotel. Una de ellas, con un trampolín de 3 metros de alto donde vi grandes machos dudar de dar o no el salto:

Piscina con trampolín de 3 metros

Piscina con trampolín de 3 metros

Las imágenes hablan solas sobre el agua de las piscinas, y sobre el paisaje que se puede apreciar desde el mirador (explanada junto a las piscinas ubicadas en el punto mas alto del terreno):

Piscinas - Mirador

Piscinas – Mirador

Bueno hasta ahora todo muy lindo. Ahora, las cosas que tenés que saber sobre el lado menos maravilloso de este hotel, solo para estar advertid@:

  • Las habitaciones no son de lujo, ni nuevas, ni modernas. Como el material que se usó para construir todo el principalmente piedra, las habitaciones pueden ser frías y contener mucha humedad, especialmente si pasaron mucho tiempo cerradas. Esto se soluciona abriendo una de las enormes ventanas y dejando que el aire fresco invada.
  • De nuevo en las habitaciones, las camas vieron tiempos mejores. Si tu nivel de delicadeza es alto, mejor llevar tus propias sabanas, toallas e inclusive almohadas. Nada es sucio ni feo, solo viejito. Tip extra: llevar shampú, enjuague, crema dental…esos pequeños menesteres que uno a veces espera encontrar pero pueden brillar por su ausencia.
  • La comida no es su mejor atributo. El desayuno está incluido y se puede hacer opcionalmente almuerzo y cena, pero ninguno de ellos son ni abundantes, ni especialmente sabrosos, y si sos vegetarian@ podes olvidarte de pedir algo del menú: creo que hasta las gaseosas tienen carne ahí. Lo bueno es que la ubicación estratégica del hotel permite ir en dos patadas a ciudades cercanas como Obligado, Bella Vista (capital de la yerba mate donde se puede visitar las plantas de producción de yerba de Selecta o Pajarito), Hohenau…con mejores opciones gastronómicas.

En fin, son pequeños detalles que no deben permitir que se disfrute menos de este gigante que aparentemente sigue aletargado en una siesta que está durando un par de décadas, pero de la cual espero que pronto logre despertar.

Buen viaje!

Colonia Independencia

a pesar de que la palabra “colonia” tiende a hacernos pensar en mennonitas, la Colonia Independencia fue fundada y está conformada por descendientes alemanes…no-mennonitas (si bien hoy en día tiene habitantes mennonitas). Es una buena oportunidad de practicar el alemán, para quien habla ese idioma.

Independencia es una pequeña ciudad muy pintoresca porque estos alemanes supieron conservar muy bien la esencia de traer su cultura. Eso se refleja en la arquitectura. También porque parece que se alojaron en ese lugar (la cordillera del Yvyturusú) porque posiblemente les traía recuerdos de su Alemania.

Y la verdad que supieron elegir donde asentarse, porque el paisaje que tiene Independencia entre los cerros es realmente envidiable: cubierto de verde, amaneceres y atardeceres preciosos, y en días de mucho frío o humedad, la niebla entre las montañas hace que el horizonte sea una obra de arte.

Los habitantes de Independencia (sería más fácil poner el gentilicio, pero no creo que sea “independeños” y es el único que se me ocurre) hacen vino artesanal que se consigue ahí en todos lados. Nunca lo probé así que no me animo a recomendarlo, pero si alguien lo hizo le animo a que ponga su comentario al respecto.

Lo que sí recomiendo es la gastronomía alemana, que se puede apreciar en el Hotel Independencia, el cual también recomiendo quedarse a dormir. También es bueno para pernoctar el Hotel El Indio. El Hotel Tilinksi es muy pintoresco de mirar por su estilo alemanísimo, y tiene un lindo paisaje, pero sus instalaciones vieron mejores días…

Ahora vamos a ver un poco que hay para ver/hacer en Independencia:

Salto Suizo (acá, info general e instrucciones para llegar)

Cordillera del Yvyturusú / Cerro Tres Kandú (el pico más alto de PY, hasta que alguien diga otra cosa. Info acá)

Oktoberfest: no se si hace falta aclarar que es la fiesta de la cerveza y se celebra en Octubre (). Los independeños toman muy en serio (juego de palabras intencional) esta festividad que se celebra en su Club Alemán (que también tiene la arquitectura alemanísima y una espectacular vista de la cordillera) y a la cual van a farrear inclusive gente de los vecinos países. Si quieren ir al Oktoberfest de Independencia, tienen todo mi apoyo y les recomiendo que reserven hotel ahí o en las cercanías con MUCHA anticipación. En serio, MUCHA anticipación, 3 meses por ahí.

Recomendación: se puede aprovechar para hacer un tour, ya que el camino a Independencia pasa por ciudades interesantes como Yaguarón, Paraguarí, Sapucái… si no tenés auto, no estoy muy segura de si hay colectivo que llegue hasta Independencia mismo, pero si hay que llega hasta Villarrica, en cuya terminal se puede preguntar si hay bus que llegue hasta Independencia (o llamar mismo a la terminal de Asunción a averiguar antes de ir, mejor…).

Si te fijas bien en el mapita, también se puede llegar haciendo el camino por Ypacara´i, Itacurubí de la Cordillera, San José de los Arroyos, Cnel. Oviedo, Villarrica, Independencia. El camino es un poquito más largo, pero también tiene su encanto.

Espero que sea útil, y buen viaje!

Colonias mennonitas del Chaco

Las colonias del chaco ya no se pueden llamar colonias si uno quiere hablar con propiedad. De un tiempo a esta parte se convirtieron en prósperas e inmensas ciudades con municipalidades propias y todo lo que viene con una ciudad en crecimiento (galerías comerciales, restaurantes, fiestas y vida nocturna, violencia, inseguridad, etc…). Son muy visitadas por turistas alemanes que no sé cómo pero se enteran que en el corazón de Sudamérica existe un país llamado Paraguay (casi como la leyenda de Atlántida) en donde cuentan que hay colonias de descendientes de alemanes donde se habla alemán y perdura la cultura. Y vienen a corroborar estos datos con sus propios ojos y oídos.

Algunas aclaraciones válidas para el paraguayo promedio:

  • Los inmigrantes fundadores y habitantes mayoritarios de las colonias chaqueñas (osea, los mennonnitas) son de origen europeo. Para resumir años de historia, se puede decir que de Alemania (de donde son originarios la mayoría) pasaron a Rusia. Con la subida del comunismo, fueron perseguidos por su religión y tuvieron que escapar hacia y a través de distintos países. Algunos grupos vinieron a instalarse en Sudamérica, y específicamente en Paraguay los habitantes de tal o cual colonia se sienten identificados dependiendo del país a través del cual vinieron (esto se ampliará más abajo).
  • Mennonita” no es una raza, ni una nacionalidad, ni un color de piel/ojos/pelos, ni una forma de vestirse. Es una religión.
  • NO todos los mennonitas se visten con el uniforme onda amish de mameluco/jardinera para los hombres y vestido y sombrerito en las mujeres. Este es solo UN grupo muy aislado de mennonitas en Paraguay (localizado en la zona de Rio Verde, pero esto es material para otro post ya), que por ser el grupo más llamativo es el que más queda en la memoria y normalmente es la imagen que viene a la cabeza cuando un paraguayo escucha la palabra “mennonita”. Un mennonita normal se ve como un turista alemán. También es falsa la creencia de que no se bañan, no usan desodorante, ni electricidad, ni autos normales, ni tecnología de ningún tipo (excepto para los mennonitas mas tradicionales de la mencionada zona Rio Verde, esos sí entran en todos los anteriores).  El que mete a TODOS los mennonitas en esta misma categoría, pela de ignorante.
  • El mennonita es serio, tímido y callado. MUY callado. Es posible que al intentar entablar un conversación con un mennonita, o simplemente preguntarle qué hora es o como llegar a tal lado, no te conteste y se quede mirándote fijo. OJO! hay mennonitas que no hablan español y podría ser el caso de la ausencia de respuesta. Pero también los hay que entienden lo que les decís pero no responden…para evitar la fatiga. Esto no se tiene que interpretar como desprecio ni discriminación, sino simplemente por su naturaleza extremadamente introvertida sobre todo ante lo desconocido.

Bueno, hechas las aclaraciones e insertados los hipervínculos correspondientes para quien quiera curiosear un poco más, vamos a lo nuestro:

Las colonias están situadas a aproximadamente 450 km de Asunción (dependiendo de a cuál de ellas quieras llegar, porque son tres: Filadelfia, Loma Plata y Neuland). Si vas a irte tan lejos, te conviene visitar ya las tres porque están bien cerca unas de otras y cada una tiene su encanto particular.

Imagen

Si no tenés auto, podés preguntar en la terminal de ómnibus en la empresa Nasa, ellos son palabra mayor  de la ruta Transchaco.

Loma Plata es la colonia más antigua, fundada en 1927 por el primer grupo de mennonitas en llegar al Paraguay. El centro es “Menno” donde está el corazón de la colonia: la cooperativa, con lo más importante que puede tener una colonia mennonita: el supermercado. Casi pegada a la Cooperativa hay un pequeño museo que documenta las crónicas de los pioneros, con fotos, herramientas de la época, etc.

Para quien le gusta hacer compras al visitar un lugar, y si también gusta de los tragos, Loma Plata tiene una de las bodegas más curiosas (por lo completa!) que he visto. Tienen bebidas que no se consiguen ni en la más exclusiva de Asunción, como por ejemplo mi favorita particular: el Jägermeister. La tienda se llama “comercial Althega” y tiene una sucursal junto a la Cooperativa (donde venden chauchas y palitos) y ahí mismo se puede preguntar por su sucursal que está un poquito alejada del centro de la ciudad, donde encontrás para todos los gustos.

Una de las actividades más destacadas que tienen lugar en Agosto en esta colonia es el “Rodeo Trébol” que es como la expo de M. R. Alonso pero en miniatura y versión Chaco.

Si vas a quedarte a dormir, te puedo recomendar el Loma Plata Inn. Para comer, recomiendo el restaurant “Norteño”.

Filadelfia

Esta colonia es más fácil de recorrer que Loma Plata porque las calles y manzanas están perfectamente cuadriculadas. Tiene unos curiosos monumentos sobre la Avda. Hindenburg, su calle principal sobre la cual está la cooperativa (por supuesto), un museo (Museo Jakob Unger) bastante bonito y completo donde no solo están las historias de los pioneros sino que también hay una sección dedicada a exhibir la fauna local (embalsamada). Pero también se puede ver a la fauna local viva (pero encerrada) en el mini-zoo del Sanatorio Eirene (que es un hospital psiquiátrico, por cierto).

Junto al museo Jakob Unger hay un agradable espacio verde (si, verde en el Chaco!) sombreado árboles típicos chaqueños, entre ellos el famoso y característico Samu´u.

Otro espacio de vegetación donde se puede observar especies florísticas (y a lo mejor también faunísticas con algo de suerte) es el Parque Urunde´y (un poco difícil de explicar, pero no de llegar. Mejor es preguntar allá en cualquier lugar donde estés seguro de que la gente te va contestar y le va atinar a las respuesta, como la estación de servicios, la comisaria o algo así). Inclusive ese parque tiene una pista de cross en la cual los mennonitas jóvenes suelen practicar con sus motos (a los mennonitas les encanta los deportes motor).

En la rotonda principal de la ciudad, que es la intersección entre las Avenidas Hindenburg y Trébol, está la Librería Filadelfia, donde se encuentra material de lectura para todas las edades…en idioma alemán. 99% de los libros/revistas/CDs/posters/calendarios/agendas/demás son materiales de contenido cristiano.

Para dormir en Filadelfia recomiendo el Hotel Florida y el Hotel Golondrina. El Florida si bien es más caro, tiene mejor ubicación (está sobre la avenida principal y frente la cooperativa, que más querés?), tiene una pequeña confitería enfrente que recomiendo también visitar (no hay que dejar de pasar por las confiterías de las colonias mennonitas. Esas mujeres saben lo que hacen en la cocina). También muy cerca del Florida hay una pequeña tienda de artesanías indígenas, pensando de nuevo en los amantes del shopping.

Neuland

Es la colonia más pequeña pero no la menos importante! Neuland está localizada muy cerca del histórico Fortín Boquerón que es parada obligatoria: las trincheras, los cuarteles, los puestos de control….todo quedó así desde la Guerra del Chaco y vale totalmente la pena. También hay un museo de la guerra en el mismo fortín.

El centro de la colonia, Halbstadt, significa “media ciudad” porque la construcción se dividió en dos etapas y así hoy en día existen “Halbstadt” (media ciudad, la parte vieja, la primera etapa de la construcción) y “Neu Halbstadt” (significa “nueva media ciudad” y es la parte más nueva). Como siempre está la cooperativa, el supermercado, las plazas y también en esta colonia hay una linda librería con material de lectura también en idioma alemán pero con temas más diversos.

Lo que encuentro más interesante de las colonias del chaco es que demuestran la perseverancia de los pioneros para subsistir primero y luego prosperar tanto al punto de ser potencia nacional en producción lechera y cárnica en un ambiente tan hostil y despiadado. Todo un ejemplo de voluntad.

Espero que les sea de provecho y buen viaje!

Sapucái

Me encanta el olor a post fresco! Sobre todo cuando el primer post es sobre un lugar que acabo de conocer.

Confieso que no conocía Sapucái. Lo conocí ayer domingo en excursión tekore´i feat. viaje ñembo familiar y fué medianamente accidental.

No voy a escribir en este blog sobre las cosas que todo el mundo sabe sobre un lugar, sino justamente sobre las cosas que no todo el mundo sabe y que normalmente son justo las cosas por las cuales vale la pena visitar un lugar. Por eso acá no voy a decir cosas como “Sapucái está en el idioma guaraní y significa `grito´“….etc, etc, etc

Bueno, Sapucái es como mucha de nuestras ciudades del interior, una ciudad que se quedó en el tiempo. Que tuvo un momento de gloria (en este caso, por el ferrocarril) y después con la llegada del asfalto y otros medios de transporte más modernos, quedó tan obsoleta como su ferrocarril. Pero es justamente este montón de recuerdos lo que nos hace el país que somos y tiene que ser motivo de orgullo.

Es ideal para ser visitado por las personas no-tan-aventureras, porque como queda cerca de Asunción (unos 90 km) da para ir y volver en el mismo día. Acá hay algunas infos para los que quieren conocer pero no tiene vehículo.

camino a Sapucái

También, por la zona en que se encuentra, está como para incluirla dentro de un circuito de recorrida de ciudades.

Ahora que ya dije lo que sabía sobre Sapucái, lo que NO sabía es que tiene un museo ferroviario espectacular, mucho más lindo que el de Asunción y que es la razón por la cual vale la pena ir nomás luego hasta allá. Una de las maquinarias más curiosas es la “rotonda” para el tren, que a pesar de los años y de encontrarse a plena intemperie, funciona perfectamente y yo misma pude hacerlo girar y no cuento nada más para que les entre curiosidad y se vayan a ver de qué rayos estoy hablando.

Imagen

Pegada a la estación de ferrocarril cué (hoy museo ferroviario) están las ruinas de lo que antes era la Villa Inglesa, donde vivían los altos funcionarios (ingenieros y afines). Por cierto, no sólo las partes del tren y la ferrovía vinieron de Inglaterra, sino también varios especialistas en ensamblaje, funcionamiento y reparación del tren. Pero esta parte de la historia le dejo al museo…

También es digno de mencionar, para los más aventureros, que está en la base misma de un cerro donde la principal subida es el “Tapé Bolí” y además unos cuantos caminos anónimos pero no menos desafiantes al mejor estado físico (nada de hacerse de los locos, por favor entrenamiento previo antes de ir a subir ese cerro). La recompensa vale la pena, ya que los paisajes por el camino son tan hermosos que no tienen descripción en palabras.

Así que es cuestión de animarse. Espero que mis breves impresiones les inspiren, y para mas información tienen la página web de Sapucái.

Disculpen la falta de fotos, es que la cámara y yo no nos llevamos bien y además al ir no pensé en escribir un blog sino que se me ocurrió estando allá, entonces por esta vez será escaso y de mala calidad

Buen viaje!

Navegador de artículos